Inicio de sesión

Bienvenido de nuevo. Inicia sesión para comenzar

Registro de usuarios

¡Hola! ¿Has sido capaz de localizar algún tipo de termita en su área o durante algún viaje?
Por favor, contribuye al proyecto completando nuestro breve cuestionario.

Recuperación de contraseña

¿Olvidaste tu contraseña?
No te preocupes, podemos solucionarlo.
Las termitas: Un superorganismo

Las termitas: Un superorganismo

 

En el artículo anterior hablamos sobre lo importante que es la parte inanimada de una colonia, ahora nos dedicaremos a introducirnos en la parte animada de una colonia de termitas y como este conjunto de individuos acaban actuando como si fuesen un solo organismo, un superorganismo.

 

Muchos animales presentan comportamientos sociales, tales como formar agregaciones de individuos en situaciones específicas o presentar cuidado parental, pero estos comportamientos no significan necesariamente que un animal pueda ser categorizado como social. En biología se llama a un animal como verdaderamente social cuando presenta “eusociabilidad”. Por definición, los animales eusociales son aquellos que cumplen las siguientes características establecidas por el reconocido entómologo E.O. Wilson en 1971: viven en grupos aun una vez alcanzada la adultez, realizan un cuidado cooperativo de los individuos inmaduros (aun cuando no sea su descendencia), presentan una división de la labor reproductiva (no todos los individuos pueden reproducirse) y revelan una superposición de generaciones.

La existencia de las comunidades eusociales ha sido centro de debate y una gran interrogante en el mundo de la biología. La teoría de la evolución establece que aquellos individuos con una mayor aptitud biológica serán los más exitosos, definiendo esta aptitud como la capacidad de un individuo de traspasar sus genes a nuevas generaciones. Entonces, ¿por qué tendría éxito evolutivamente la presencia de individuos estériles? Charles Darwin se refería a esta incógnita en su famoso libro El Origen de las Especies:
“… pero, me encuentro en una especial dificultad, la que parece en un principio insuperable para mí, e incluso fatal para toda mi teoría. Me refiero a los individuos estériles de ciertas comunidades de insectos…” (Darwin 1859, p.236)

 

 

Principales miembros de una colonia de termitas del genero Macrotermes: larvas/inmaduros (en color blanco), obreras (mediano tamaño, sin mandíbulas especializadas), soldados (individuos con mandíbulas largas) y la reina.

 

Tuvieron que pasar 100 años desde que Darwin se encontrase con esta encrucijada para que la respuesta apareciese. En 1964, Hamilton postulaba una de las teorías más fundamentales para la biología, la teoría del fitness inclusivo. En dicho postulado, Hamilton explicaba que si un gen promueve un comportamiento altruista (como es el hecho de ceder tu reproducción) es porque tenía copias de si mismo en otros individuos, de forma que ayudando a sobrevivir a esos otros pudiese asegurar transmitir sus genes. Este fenómeno es conocido matemáticamente como c < br, donde r es el grado de parentesco entre el individuo que realiza la acción altruista (donante) y el que lo recibe (receptor), b el beneficio reproductivo para el receptor y c el costo reproductivo para el donante.

El concepto de eusociabilidad suele ser asociado con insectos, pero puede ser también observado en algunos crustáceos y topos. En un punto de vista más controversial, E.O. Wilson sugirió en 2012 que los humanos seríamos una especie eusocial. Sin embargo, la mayor abundancia de animales sociales se encuentra entre los insectos. Dentro de ellos, es el orden Himenóptera (abejas, avispas, hormigas, etc.) el más conocido por su alto grado de sociabilidad, aunque en realidad la mayoría de sus especies son asociales.

Entre los organismos sociales, las termitas son probablemente el grupo más notable. Es imposible pensar en un individuo de una colonia de termitas como un insecto solitario. Si lo separases de su colonia, este individuo estaría destinado a morir. Las termitas poseen un desarrollado sistema de castas y cada casta se encuentra desprovista de algunos elementos que si estarían presentes en un insecto solitario. En otras palabras, debemos pensar en una colonia de termitas como un “superorganismo”. Un superorganismo es una unidad social de animales eusociales, donde la división de tareas es altamente especializada y donde los individuos son incapaces de sobrevivir en forma solitaria por mucho tiempo. Las obreras y soldados son incapaces de reproducirse; los soldados y reyes no pueden alimentarse por sí mismos; obreras y reyes no pueden, generalmente, defenderse correctamente por si solos; y los soldados y obreras no pueden volar fuera del nido. En esta línea, podemos pensar en el nido de la colonia como la piel que cubre a un organismo (en este caso la colonia), en las obreras de una colonia como el sistema digestivo encargado de alimentar y nutrir al organismo, en los soldados como el sistema inmune que le defiende, y los reyes como el sistema reproductivo de este.

 

 Bibliografía

Dawkins R. 2012. The descent of Edward Wilson. Book review of 'The Social Conquest of Earth' by Edward O. Wilson. Prospect Magazine, 195, 1-59.

 

Eggleton P. 2011. An introduction to termites: biology, taxonomy and functional morphology. In: Biology of Termites: A Modern Synthesis (Bignell DE, Roisin Y and Lo N, Eds.), Dordrecht (NL): Springer, pp 1-26.

 

Hamilton, WD. 1964. The genetical evolution of social behaviour, I & II. Journal of Biology, 7, 1-52.

 

Hölldobler B, Wilson OE. 2008. The superorganism: the beauty, elegance, and strangeness of insect societies. New York (USA): W. W. Norton.

 

Nowak MA, Tarnita CE, Wilson EO. 2010. The evolution of eusociality. Nature, 466(7310), 1057.

 

Thorne BL. 1997. Evolution of eusociality in termites. Annual Review of Ecology and Systematics, 28(1), 27-54.

 

Wilson EO. 1971. The insect societies. Cambridge (MA): Harvard University Press.

 

Wilson EO. 2012. The social conquest of earth. New York (USA): Liveright Press.

 

 

Enlace a la foto de portada --> https://www.australiangeographic.com.au/topics/wildlife/2016/07/hidden-housemates-the-termites-that-eat-our-homes/

 

 


 

Un artículo escrito por la Dra. Valeria Palma-Onetto