Inicio de sesión

Bienvenido de nuevo. Inicia sesión para comenzar

Registro de usuarios

¡Hola! ¿Has sido capaz de localizar algún tipo de termita en su área o durante algún viaje?
Por favor, contribuye al proyecto completando nuestro breve cuestionario.

Recuperación de contraseña

¿Olvidaste tu contraseña?
No te preocupes, podemos solucionarlo.
Los simbiontes de las termitas

Los simbiontes de las termitas

Los protozoos

¿Te han dicho alguna vez que las termitas comen madera?

Pues te han mentido, o al menos así sería si es que consideramos comer como el hecho de digerir un alimento y obtener sus beneficios, tales como nutrientes y energía. Las termitas en realidad son incapaces de digerir la celulosa de la madera correctamente, así que poseen una gran cantidad de microbios viviendo en el interior de su intestino que les ayudan a llevar a cabo esta misión. A estos microbios les llamamos: los simbiontes de las termitas. Las termitas no podrían vivir sin estos organismos que les proveen de nutrientes, ni los microbios sin las termitas que les otorgan la materia prima de su alimentación y el medio adecuado para sobrevivir.
Las llamadas "termitas inferiores" (aquellas que se alimentan solo de madera y pasto, existiendo en este grupo pocas especies que se alimentan también de hojarasca y microepífitas) poseen como simbiontes protozoos, bacterias y arqueas, mientras que las "termitas superiores" (que se alimentan de tierra y otras fuentes de alimento con alta proporción de sílice y material vegetal no reconocible) poseen un intestino más avanzado con enzimas digestivas que solo necesitan ser ayudadas por bacterias y arqueas.  Todos estos simbiontes habitan principalmente en el intestino caudal (hindgut) , un sector del intestino de la termita que se encuentra dilatado y actúa como cámara de fermentación.

https://www.nature.com/articles/nrmicro3182

¿Cómo se transmiten los simbiontes?

Cuando una termita nace, no posee simbiontes en su interior. Es más, cada vez que una termita muda, pierde a todos sus simbiontes. En aquellas termitas que poseen protozoos, estos deben ser entregados entre individuos de una misma colonia a través de trofalaxis proctodeal. En otras palabras, los inmaduros y recién mudados son alimentados a través de secreciones desde el ano, las cuales contienen los simbiontes y particulas alimentarias necesarias para su supervivencia. En cambio, bacterias y arqueas son transmitidas a través de trofalaxis estomodeal, aquella en que los individuos son alimentados utilizando glándulas localizadas en el tórax (normalmente las glándulas labiales, también conocidas como salivales) a través de la boca. 

Extracto de un vídeo de David Mora

Los reyes y soldados de una colonia son alimentados también a través de estos mecanismos, debido a su incapacidad para alimentarse por si mismos. Dicha incapacidad ocurre en los reyes debido al desgaste de sus mandíbulas al ser incapaces de mudar y a las pocas opciones de alimentación al encontrarse confinados a la cámara nupcial, en especial en casos de hembras fisogástricas.  En soldados, en cambio, la incapacidad para alimentarse se debe a la modificación de sus mandíbulas para ser utilizadas en tareas defensivas, volviéndolas incapaces de triturar la comida.
¿Te has quedado con ganas de saber más sobre los simbiontes de las termitas? 
Te recomendamos algunos artículos que fueron utilizados para la creación de este contenido:

Brune, A., & Dietrich, C. (2015). The Gut Microbiota of Termites: Digesting the Diversity in the Light of Ecology and Evolution. Annual Review of Microbiology, 69(1), 145–166. doi:10.1146/annurev-micro-092412-155715

Brune, A. (2014). Symbiotic digestion of lignocellulose in termite guts. Nature Reviews Microbiology, 12(3), 168–180. doi:10.1038/nrmicro3182

Brugerolle, G., & Radek, R. (2006). Symbiotic protozoa of termites. In Intestinal microorganisms of termites and other invertebrates (pp. 243-269). Springer, Berlin, Heidelberg.

Bignell, D. E. (2000). Introduction to symbiosis. In Termites: evolution, sociality, symbioses, ecology (pp. 189-208). Springer, Dordrecht.

Fuente de imagen de portada: http://www.microscopy-uk.org.uk/mag/wimsmall/termite.html


Un artículo escrito por la Dra. Valeria Palma-Onetto